TEOTIHUACÁN


La representación del inframundo en la tierra la forma un túnel de 102 metros de longitud y 2,5 de altura. El agua llegaba a las rodillas de los sacerdotes que lo recorrían. Sus antorchas hacían brillar la cúpula, que titilaba gracias a la pirita que se había aplicado a la bóveda para representar las estrellas que los antiguos mexicanos creen que se veían desde el mundo de los muertos. En las cámaras se hallaban miles de ofrendas traídas desde lejos, como el jade, caracolas de mar talladas, colmillos de grandes felinos, vasijas de cerámica y otros objetos alusivos al agua en honor a Tláloc, una de las deidades más temidas y veneradas en Mesoamérica.
El inframundo estuvo oculto por más de 1.800 años en el subsuelo de Teotihuacán, debajo del Templo de la Serpiente Emplumada, una de las zonas arqueológicas más visitadas de México, a 50 kilómetros de la capital. María Teresa Romero, directora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), presentó esta semana al público los principales logros del proyecto Tlalocan: camino bajo la tierra, con los principales hallazgos de cinco años de trabajo en la excavación.
Quizá fue algo más que la suerte lo que hizo que las fuertes lluvias del otoño de 2003 llevaran al arqueólogo Sergio Gómez a descubrir un pozo en la parte conocida como La Ciudadela, al sur de la Pirámide de la Luna. Ayudado por sus colegas, bajó 13 metros amarrado por una cuerda. A través de un boquete de 83 centímetros de diámetro se dio cuenta de que había un espacio que se extendía desde la Gran Explanada hacia el Templo de la Serpiente Emplumada. Fue el inicio del proyecto Tlalocan.
Dos de las cuatro estatuas halladas en el túnel / AP
Gómez siguió su instinto. Las leyendas contaban que la entrada al inframundo se hacía desde el oeste, y que al este había un sitio “lleno de riquezas, abundancia y fecundidad creadora”. El líder del proyecto no imaginó entonces que ahí hallaría una de las ofrendas más importantes de Mesoamérica, con 50.000 objetos de enorme valor.
El túnel era una representación metafórica de la cueva del origen de los tiempos que había quedado orillado a la mitología prehispánica. “El hallazgo nos abre posibilidades de tener nuevos conocimientos sobre la cosmogonía, la religión y la cultura en toda la región”, asegura el arqueólogo. Ahora se sabe que allí abajo, una zona restringida a los más poderosos, se celebraban los rituales para nombrar a las autoridades. “Las divinidades del mundo de los muertos otorgaban su poder a los nuevos gobernantes ahí”, dice Gómez.
Las pruebas de carbono 14 han revelado que algunas de las ofrendas datan del año 126. Los arqueólogos están entusiasmados porque dentro del tesoro hallaron “fragmentos significativos” de piel. Esto aportaría más información sobre las etnias que poblaban los diferentes barrios de Teotihuacán. “No se ha encontrado algo así en todo México”, dice Gómez, que trata de mantener a raya su optimismo señalando que se tienen que realizar pruebas de ADN para descartar que se trate de restos de animal.
El descubrimiento del grupo de expertos del INAH marca un hito en la historia arqueológica de México. Para que los trabajos comenzaran hace 11 años fue necesario retirar casi 1.000 toneladas de tierra. Hasta 2009 el proyecto no comenzó a tomar forma.
Imagen del último tramo del túnel del inframundo en Teotihuacán / REUTERS
Las primeras imágenes del interior se lograron en 2010 gracias al robot Tlaloque I, el primero utilizado en México para explorar zonas arqueológicas frágiles y el segundo del mundo (tras Egipto). “Lo hicimos en cuatro meses con materiales que reciclábamos y con lo que encontrábamos”, explica Hugo Guerra, el ingeniero del Instituto Politécnico Nacional que lo creó. El ingenio del alumno de mecatrónica logró poner ojos en un sitio que había estado vedado desde el año 550, cuando el túnel sufrió una clausura definitiva. Ante el éxito se diseñó una nueva máquina que auxilió a los arqueólogos a encontrar tres habitáculos en el recorrido. Los especialistas hallaron allí algunos de los objetos más fascinantes. Se trata de cuatro esculturas, tres femeninas y una masculina. Estaban de pie observando hacia la intersección de las tres recámaras.


CODEX CALIXTINUS. LA GUÍA DE AYMERIC PICAUD

EL FUERO DE SEPÚLVEDA. CURIOSIDADES (1076)


Reproducimos algunos fragmentos curioso del estupendo libro de Linage Conde "El Fuero de Sepúlveda en castellano de hoy". Recordad cómo hemos de contextualizar este texto en esa difícil zona de frontera que son las tierras segovianas en el siglo XI (1076), y cómo los reyes han de conceder privilegios que hagan atractiva esa zona a los moradores. En este caso, Alfonso VI:

3. Del forastero que hiriere o matare a un vecino de Sepúlveda: si un forastero hiriere o matare en riña a un vecino de Sepúlveda pagará el doble de la indemnización determinada por el Fuero. Pero si el vecino, defendiéndose en la pelea, matare al forastero, no tendrá que pagar nada.

7. De los que formaren poblados en el término de Sepúlveda sin permiso del Concejo: Además, todos los poblados que se hagan en vuestro término contra la voluntad del Concejo de Sepúlveda, no serán definitivos, sino que el Concejo los desmantelará sin indemnización ninguna.

14. Del forastero que matare a un hombre de Sepúlveda: el hombre de otra villa que cometiere homicidio en Sepúlveda será tirado por las peñas o ahorcado, sin que se pueda acoger al asilo de iglesia, palacio o monasterio, aunque el muerto fuera su enemigo declarado antes o después del poblamiento de Sepúlveda.

20. De la compra del moro: y mando que, al que hubiere comprado un moro, a quien quieran canjear por un cristiano cautivo, le darán el precio que le costó y diez maravedíes de ganancia, debiendo él dar el moro, y si después de estar ello formalizado, el moro fuere vendido, tanto si es a su precio normal como a un precio inferior, el dueño del moro tendrá derecho a liberar al cautivo cristiano en cuestión, recibiendo por la operación el precio correspondiente, conforme a lo que queda dispuesto.

22. De las ferias: para prosperidad y prestigio de la Villa os concedo dos ferias, una ocho días antes de Quincuagésima y otra ocho días después. Y el que vaya a estas ferias, ya sea cristiano, moro o judío, irá seguro. Y el que le hiciere daño o le molestare, pagará mil maravedíes al Rey y el doble del perjuicio al demandante. Y si fuere insolvente, que le ahorquen. Al que matare, le enterrarán vivo debajo del muerto, y al que causare lesiones le cortarán la mano. El que robare alguna cosa pagará mil maravedíes de multa al Rey y el doble del perjuicio al demandante, y si fuere insolvente le tirarán por las peñas. Y también tirarán por las peñas al que hurtare.

161. Del que hiciere de vientre en puerta ajena: Además, el que hiciere de vientre en puerta ajena, pagará dos maravedíes si se lo pudieren probar, y si no, se salvará como por deshonra del cuerpo.

186. Del que tocare el pecho a una mujer: el que tocare el pecho o la vulva de una mujer viuda, o la besare, la pagará dos maravedíes. El que tocare el pecho o la vulva de una mujer virgen, o la besare, la pagará un maravedí. El que tocare el pecho o la vulva de una mujer casada o la besare, la pagará cuatro maravedíes. Lo cual pagará, como reparación por la casada, la viuda o virgen, si es desconocida su parentela, pero si se conociere y fuere hidalga pagará quinientos sueldos además de la multa. Y si no reparase de esta manera, según queda dispuesto, incurrirá en la enemistad de sus parientes.

Los títulos siguen de forma muy sugerente, como por ejemplo: 48. Del que apedreare casas. 51. De la mujer forzada. 58. Del que mesare la barba a otro. 59. Del que cortare dedos o arrancare dientes. 79. Del hombre que empujare a otro. 79b. De los robos de un demente en el mercado. Por ejemplo, si encontraban a un moro o un judío con una cristiana, éste sería despeñado y ella quemada. De particular interés es el 223. De cómo se debe recaudar el portazgo, ese impuesto del que hablamos tantas veces en clase: ahí se especificaba cuánto se debía pagar por cada producto.

¡DESPERTA FERRO! LOS ALMOGÁVARES


Estas gentes que se llaman Almogávares no viven más que para el oficio de las armas. No viven ni las ciudades ni las villas, sino en las montañas y los bosques, y guerrean todos los días contra los Sarracenos: y penetran en tierra de Sarracenos una jornada o dos, saqueando y tomando Sarracenos cautivos; y de eso viven. Y soportan condiciones de existencia muy duras, que otros no podrían soportar. Que bien pasarán dos días sin comer si es necesario, comerán hierbas de los campos sin problema. Y los adalides que los guían conocen el país y los caminos. Y no llevan más que una gonela o una camisa, sea verano o invierno, y en las piernas llevan unas calzas de cuero y en los pies unas abarcas de cuero. Y traen buen cuchillo y buen correa y un eslabón8 en el cinto. Y trae cada uno una buena lanza y dos dardos, así como una panetera de cuero a la espalda, donde portan sus viandas. Y son muy fuertes y muy rápidos, para huir y para perseguir; y son catalanes y aragoneses y sarracenos.
Bernat DesclotLibre del rei en Pere e dels seus antecessors passats, cap. LXXIX.






Folio 114r de la Crónica de Ramón Muntaner, donde se describen los gritos de guerra utilizados por los almogávares:
... los almugavers cridaven: Desperta ferres!, Desperta! [...] Que us dire? La batayla fo molt fort et cruell; mas a la fin, tots los ffranchs levaren un crit e cridaren:Aragon!, Aragon! / '... los almogávares gritaban: ¡Despierta hierro!, ¡Despierta! [...] ¿Qué os diré? La batalla fue muy fuerte y cruel; pero al fin, todos los francos levantaron una voz y gritaron: ¡Aragón!, ¡Aragón!'.




La Concordia de Segovia y otros documentos sobre Isabel la Católica



 Proclamación de Isabel la Católica en Segovia


"Juana la Loca", de Vicente Aranda (2001)

"1492 La conquista del paraíso". Ridley Scott (1992)

La primera circunnavegación